Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer o escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender“                                 

Alvin Toffler, deja esta  frase a la que como docente cabría recurrir una y otra vez porque esconde en sí misma la clave de la sociedad del siglo XXI. Una  sociedad en la que ya no cabe sólo aprender, sino que se hace indispensable desaprender no para volver a aprender, sino para reaprender y adaptarse a los vertiginosos cambios que la revolución digital te exige a ti, a los empresarios y a la sociedad actual.

No se trata de borrar y olvidar lo aprendido, sino se trata de no ser esclavo de ello. Es decir, más que hablar de conocimiento, habla de la capacidad de repensarse uno mismo.

No hacemos la siguiente pregunta: ¿Qué es aquello que haces muy bien? En verdad aquello que sabes hacer muy bien es algo que te da confianza y protección, pero al mismo tiempo es tu principal limitación frente a un proceso de cambio.

Podemos detectar esas limitaciones con un ejemplo:

La frase “yo siempre lo he hecho así” o la de “esto yo ya lo he probado”.

Estas frases son evidencias de que algo que has hecho de esa manera, ha funcionado. Pero por otro lado también son evidencias de que si el contexto cambia, esa forma de trabajar o esa forma de actuar, es tu principal limitación.

Es común ver en las empresas las limitaciones que se presentan en sus líderes principales, se encuentran atrapados en apegos que antes les funciono, y que les cuesto el solo hecho de repensar. No se trata de sentirse señalado eso sería mucho ego implícito que también limita el desaprender.

Es un camino incomodo de recorrer el desaprender, aprender y reaprender, mientras más tiempo permanece la resistencia en nosotros, más dejamos atrás las oportunidades de ver los negocios, dejamos de aprender,  luego se coloca lejos la posición del logro de los objetivos, metas y hasta conseguir el tan anhelado dinero en la inmediatez que lo desee.

Siempre hay salidas y formas de aprender sobre todo en la actualidad que la información está a nuestro alcance, nunca es tarde en cuestión de determinación y actitud, el liderazgo personal se hace aprendiendo día a día con una mentalidad abierta, sin creencias ni limitaciones.

9 tips te dejamos para empezar a desaprender y aprender.

  1. Toma la decisión de aprender.
  2. Lee libros, haz resumen para no olvidar lo aprendido.
  3. Asiste a cursos presenciales u online.
  4. Elimina el pensamiento fatalista.
  5. Elimina las excusas y justificaciones.
  6. Minimiza la culpa del tiempo.
  7. Comparte con diferentes personas para entender otras perspectivas.
  8. Se flexible contigo mismo, si no comprendes al momento no te forcé, el entendimiento llega.
  9. Declárate aprendiz, así ejerce un mandato a tu cerebro y al ego.

Hacer un esfuerzo por desaprender es uno de los supuestos puede que ayudarte a cambiar de forma radical cualquier aspecto de tu vida. Creo que muchas personas o empresas no son capaces de vaciar para dejar entrar. La mayor limitación para aprender cosas nuevas son las creencias que nos limitan.

M. A.