Vivimos en mundo tan cambiante que la toma de decisiones en las organizaciones  al parecer es el “Cuco” y es que no estamos acostumbrados a la incertidumbre que se presenta cada día, que va de la mano con la adaptación y toma de consciencia.

Estamos aún ligados a barreras estructurales, culturales y políticas unidas con la mentalidad tradicional y metodologías obsoletas que no funciona en la actualidad.

Podemos citar a dos grandes líderes empresarios del mundo JEFF BEZOS y RICHARD BRANSON, que hablan sobre las “Decisiones Reversible” utilizándolas como estrategias en los negocios y que han podido reinventarse antes los desafíos del cambio.

“Algunos líderes toman decisiones siempre del mismo modo, sin importar de qué problema se trate”, explica Branson

“Esto puede parecer lógico, porque parece consistente y digno de confianza. Pero, como sucede con un bateador que evalúa independientemente cada bola que le llega, un líder inteligente sabe juzgar cada problema basándose en sus matices particulares”, sostiene, al tiempo que destaca que lo primordial a la hora de tomar una decisión es valorar si se trata de una decisión reversible o no.

“Para un negocio que quiere ser innovador y ágil, sus líderes deben tomar todas las decisiones reversibles que puedan”.

Jeff Bezos, el fundador de Amazon reconocía que a lo largo de su carrera había cometido el error de tomar muchas decisiones no reversibles y que, de poder tomarlas de nuevo, trataría de buscar una solución abierta que le permitiese poder revertirlas llegado el caso.

Según Bezos, este tipo de decisiones “deben ser tomadas reflexivamente, con precauciones, detenidamente con muchas dosis de deliberación y asesoramiento. Si cruzas una puerta y no te gusta lo que hay al otro lado, ya no puedes volver atrás“.

En este sentido, Bezos coincide con Branson en que la mayoría de las personas toman sus decisiones siguiendo el mismo patrón, independientemente de sus particularidades. Y se suelen equivocar.

Son dos grandes ejemplos a seguir y aplicar en las organizaciones de hoy.

También el millonario millennial Tucker Hughes, menciona la atención es un recurso finito que puede convertirse en un cuello de botella para la productividad. Sin importar la resistencia que tengas en el día, siempre habrá un límite donde los esfuerzos del resto del día sean menos que óptimos.

Conserva tu poder mental tomando “decisiones reversibles y pequeñas tan rápido” como puedas y planeando de manera agresiva las acciones recurrentes para que las puedas ejecutar en “piloto automático”  Yo sé que me voy a poner para ir al trabajo cada día de la próxima semana. ¿Tú ya lo sabes?

En enfócateRD en la posición de aprendiz podemos aportar otro gran argumento, se trata de ejercitar la plasticidad del cerebro y una de las formas es con el Pensamiento Metafórico y Abstracto o Lateral Libre e Imaginativo, ahí donde podemos contar con infinitos modos de obtener una o incluso varias soluciones. El pensar de maneras distintas a las habituales hace que el cerebro se esfuerce por incorporar nuevas rutas neuronales, ampliando las posibilidades. Salir del pensamiento lineal y poco complejo te ayudará a tener más profundidad y sentido en la interpretación de los sucesos de tu vida y a la toma de decisiones en tu empresa.

Si tomar decisiones reversibles y pequeñas, sumando el cambio del pensamiento nos aporta salud mental y rentabilidad en los negocios en un mundo incierto ¿porque resistirnos en aplicar metodologías ágiles?

M.A.